La rentabilidad de los caficultores es el principal reto para 2018 de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC) de Colombia, aseguró hoy el dirigente del gremio, Luis Oliver Montealegre Guzmán.

La política central de la Gerencia General de la FNC es “la búsqueda de la rentabilidad del caficultor y para ello los líderes, debemos dar ejemplo de todo lo propuesto en la actividad educativa, más agronomía más productividad”, sostuvo Montealegre.

El dirigente gremial, vicepresidente del 85 Congreso Nacional Cafetero que se instaló este martes en esta ciudad del occidente de Colombia, advirtió que “ni en la variedad, ni en la edad, ni en la nutrición debemos equivocarnos. La productividad es fundamental para esa búsqueda de la rentabilidad”.

“Necesitamos inversión para el mejoramiento de las vías terciarias, en cada uno de los rincones de nuestra geografía cafetera”, apuntó al tiempo que pidió mayores apoyos por parte del gobierno central.

Agregó que “el quehacer se nos extiende, además, a lograr la máxima cobertura en servicios para las necesidades primarias como la salud, el agua potable, el saneamiento básico y energía”.

A juicio de Montealegre los dos últimos años los precios del grano son aceptables y Colombia mantiene un buen nivel de producción, pero “aún no hemos logrado un equilibrio financiero, ni tampoco el pago de nuestra cartera cafetera”.

“Tampoco estamos preparados para afrontar una nueva crisis, por variabilidad climática o por la volatilidad, que traigan consigo la caída de la producción y/o de los precios y no tenemos alternativas frente a la escasez de mano de obra y los altos costos de formalización laboral y bancaria”, advirtió.

A estas inquietudes “se suman el no contar con mecanismos de estabilización de precios y/o seguros de cosecha, ni disponer de un adecuado mecanismo que garantice el uso de las ventas a futuros de café”.

“Requerimos también de precios retributivos de los costos de producción, incluidos los nuevos costos de formalización laboral y acceso a seguridad social, que además permitan la rentabilidad del negocio para lograr el bienestar del caficultor y su familia”, concluyó el dirigente gremial.

Por otra parte en el Congreso se conoció que en los últimos 12 meses (noviembre 2016–octubre 2017), la producción de café de Colombia, mayor productor mundial de café arábigo suave lavado, fue de 14,3 millones de sacos de 60 kilogramos, un aumento de 2 por ciento con respecto al mismo periodo anterior.

En lo corrido del año (enero-octubre), la cosecha superó los 11,3 millones de sacos, cifra uno por ciento superior frente a la registrada en igual periodo anterior. En octubre la producción cayó 23 por ciento, al pasar de un millón 395 mil sacos en octubre de 2016 a un millón 73 mil en el mismo mes de 2017.

Para el periodo noviembre de 2016-octubre de 2017, las exportaciones superaron los 13,4 millones de sacos, un aumento de 8 por ciento frente a los casi 12,4 millones de sacos del mismo periodo anterior.

En lo corrido de 2017 las exportaciones del café de Colombia superaron los 10,6 millones de sacos, 6 por ciento más que los casi 10,1 millones de sacos exportados en el mismo lapso del año anterior.

En octubre las exportaciones fueron de un millón 156 mil sacos de 60 kilogramos, una caída de 6 por ciento frente al millón 230 mil sacos exportados en octubre de 2016.